LA SOJA QUE MATA

Ir abajo

LA SOJA QUE MATA

Mensaje por nabucodonosor el Miér 24 Mar 2010, 22:02

El modelo económico que se profundizó a mediados de los años 90, cuando se libera el mercado de la soja transgénica, hizo crecer un sistema de agronegocios en el país. Este monocultivo del que hablan como “fanatizados” los grandes productores sostiene hoy un entramado de brutales desalojos de campesinos en el interior. ¿Qué hay detrás del gran cuento?
Según informa un economista investigador del CONICET, desde los años ´70 a esta parte se produce un intenso proceso de sojización en el país, basado en la preeminencia de la producción de soja en detrimento de otros productos agropecuarios.
Se trata de un modelo que adquiere un cariz muy especial a mediados de los ´90 cuando se libera al mercado la soja transgénica. A partir de entonces la Argentina se transforma en uno de los principales países del Tercer Mundo en el que se cultivan transgénicos.
La soja en nuestro país crece en forma espectacular en la actualidad más del 53% del territorio destinado a los granos se destina al mismo. Asimismo, el cultivo de la soja es en su casi totalidad transgénica, y más del 90% de su producción se exporta.
Dichos procesos operan en el marco de arreglos institucionales que facilitaron la consolidación de un sistema de agronegocios en el país. Se trata de un sistema que propicia el control por parte de grandes empresas transnacionales de sectores clave del sistema agroalimentario argentino: la provisión de semillas e insumos, la compra de tierras en algunas regiones, el control del procesamiento industrial (la industria alimenticia) y la comercialización de la producción, tanto para el mercado interno (super e hipermercados) como para la exportación.
El productor agropecuario que siempre reprodujo su propia semilla ahora se ve inducido a comprarla año tras año a las transnacionales. Pero no solo eso. Los campesinos del interior del país sufren cada día el ataque de “supuestos” dueños de territorios que ingresan en sus ranchos, los golpean, les matan los animales, con el objetivo de quedarse con sus tierras para plantar este monocultivo sin respetar siquiera los procesos naturales de siembra, lo que provoca el deterioro de la tierra.
En el norte santiagueño las persecuciones sistemáticas a los campesinos vienen siendo cada vez más feroces. La provincia de Santiago del Estero, poblada por mestizos de las culturas quichuas que viven en la zona del gran Chaco Americano, ha soportado desde mediados del siglo XIX la acción devastadora de las grandes empresas forestales de capitales europeos, que constituyeron grandes latifundios, donde los hacheros santiagueños eran los esclavos de estos verdaderos feudos medievales.
Cuando la explotación forestal dejó de ser un gran negocio, los empresarios abandonaron esta provincia, dejando a miles de familias sin trabajo, que se fueron afincando en las tierras abandonadas por los obrajes, transformándose así en campesinos agricultores. Allí hicieron sus ranchos, abrieron caminos, construyeron escuelas y trabajaron la tierra.
El derecho a la posesión veinteñal existe en la legislación argentina, pero los campesinos ocupantes de estas tierras no tienen los medios económicos necesarios para hacer valer este derecho y conseguir los títulos de propiedad.
La Mesa de Enlace que se reúne con el gobierno seguramente no tiene en cuenta estos asuntos. Numerosos empresarios agrarios, utilizan el glifosato para las fumigaciones. Se trata de un veneno plaguicida utilizado para las plantaciones de soja transgénica.
Maira Castillo vive en Quimilí, pleno monte santiagueño, y tuvo su primera intoxicación aguda a los 4 años. En el hospital local le diagnosticaron envenenamiento con agrotóxicos y la derivaron de urgencia al Garrahan, en Buenos Aires.
La vivienda familiar está rodeada de campos con soja, rociados periódicamente con glifosato. El químico le afectó la vista, la piel y el sistema respiratorio. Y no es el único caso.
Recuerdo que no hace mucho tuve la oportunidad de dialogar con un importante ruralista, quien ante esta información me planteó que “la gente debería correrse del lugar cuando arrojan el glifosato”. ¡Vaya respuesta la suya!.
Una realidad quizá desconocida para muchos, pero que sucede en el mismo país y en el mismo sistema económico que tiene a la soja como un “milagro divino”…
avatar
nabucodonosor
Co-Administrador
Co-Administrador

Reputación : 25

Volver arriba Ir abajo

Bienvenido al campo, Ministro Randazzo‏

Mensaje por Urgao el Miér 18 Ago 2010, 16:02

Menos mal que estaban en contra de la oligarquía sojera....!
Y por suerte trabajan para el bien de todos los argentinos... ja...! ja...! ja...!, auque es para llorar...!

Vamos Florencio todavía!!!!
ESTAS COMPRANDO COMO LOS HERMANOS ROSSI
EN LA PROVINCIA DE SANTA FE
EN HORA BUENA, TENEMOS OTRO NUEVO INTEGRANTE EN LA FAMILIA AGROPECUARIA.
SI, SI, SIIIIIIII .......
EL MINISTRO RANDAZZO ACABA DE COMPRAR EN VEDIA
(Pcia de BsAs)
LA ESTANCIA ¨LAS ACACIAS¨ DE 1.470 HECTÁREAS Y, PARA QUE SEA BUENO EL NEGOCIO COMPRO LA SOCIEDAD ANÓNIMA DUEÑA DEL BIEN QUE SE LLAMA: ADM. PIGUE S.A.

AHORA VAMOS A PODER DISFRUTAR TODOS DE SU PRESENCIA
EN LOS PIQUETES DE RUTA POR LAS RETENCIONES, LAS CARNES Y LOS GRANOS EN GENERAL. DEBEMOS HACER CONOCER AL PAÍS ENTERO DE ESTA BUENA NUEVA NOTICIA.
LOS SALUDOS Y HAGAN CIRCULAR LA NOTICIA.
HA ME OLVIDABA DE ALGO,
SE PAGÓ EL 50% EN NEGRO

!!!!! los de Vedia lo sabemos muy bien ministro pero claro usted piensa que nadie se iba a enterar???
no se olvide que en los pueblos se sabe TODA LA VERDAD!!!!

avatar
Urgao
Filoso
Filoso

Reputación : 6

Volver arriba Ir abajo

Esto es la consecuencia de boom sojero

Mensaje por nabucodonosor el Miér 06 Oct 2010, 18:12